ESCUELAS CONTINÚAN EN MALAS CONDICIONES

El Ejecutivo contaba con más de Q139 millones en el 2020 para remozamiento de Centros Educativos Públicos.


En redes sociales han circulado imágenes de la infraestructura de la Escuela Rural del caserío San Pedro Chichaj, ubicada en Santa María Cahabón, Alta Verapaz. Una escuela que no cuenta con piso de concreto, los escritorios de los niños son dos trozos de madera enterrados en la tierra y una tabla, mismo material utilizado en sus paredes.


Según el Sistema de Contabilidad Integrada, en el año 2020, el Ministerio de Educación fue la institución a la que más fondos se le asignó del Presupuesto General de la Nación, superando los Q16 mil 500 millones. De estos, Q139 millones 912 mil 851 estaban destinados a los servicios de remozamiento de Centros Educativos Públicos de todos los niveles. A los que más se les destinó fue a Preprimaria y Primaria, un total de Q114 millones 665 mil 278. En preprimaria se ejecutó el 96.86% y en primaria un 70.37%. Esto indica que aún había fondos disponibles para mejoras, sin embargo, no se realizaron. Se debe de cuestionar a las autoridades y preguntarles ¿En dónde se ejecutaron los millones de Quetzales para remozamiento? La otra pregunta es ¿Por qué no se utilizaron todos los fondos sabiendo que aún existen Centros Educativos Públicos en tal mal estado?


Es obligación del Estado proveer las condiciones adecuadas a su población para que esta pueda satisfacer sus necesidades y lograr su desarrollo. Está de más mencionar que la educación es primordial para que un país avance. La Escuela de San Pedro Chichaj es tan solo una muestra del sistema de educación en Guatemala, ya que no es la única en esas circunstancias. Los centros educativos en peores condiciones se encuentran en el sector rural de Guatemala, en donde no solo la infraestructura es el problema, sino que también existen otros como la cantidad de maestras o maestros para los estudiantes. Hay escuelas en donde una maestra enseña a tres grados distintos en una misma aula, tal es el caso de la Escuela El Pinito en Comapa, Jutiapa. La falta de acceso al agua potable es otro de los grandes problemas que sufre la niñez guatemalteca que asiste a clases en el sector público.


Este año Guatemala celebra su bicentenario de independencia gastando millones de quetzales en actividades superfluas, olvidando que aún existen ciudadanos y ciudadanas que viven en condiciones coloniales. Pareciera que después de tantos años algunas vidas aún valen más que otras.

13 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo